×

Confessions
por Ferran Capo

Somos solo cuerpos.

X Confessions.

Adriana Eskenazi.

Erika Lust.

Adriana Eskenazi es una de las personas de Barcelona que mejor me cae. Siempre llega tarde, pero hace unas fotos preciosas y es mi amiga, no pido más.

Entre sus clientes está Erika Lust, la productora barcelonesa que se ha hecho un nombre con su lema “porno para mujeres”, femenino y feminista. Una declaración de intenciones atípica en la industria del cine para adultos, que Erika Lust trata de cumplir fielmente. Para empezar, en el rodaje trabajaban casi exclusivamente mujeres, desde la directora a su ayudante, pasando por la foquista y la directora de fotografía. Diría que la única excepción era el equipo de eléctricos.

Erika Lust le ofreció a Adriana la posibilidad de dirigir uno de sus X Confessions, un corto sexual explícito. Cuando Adriana me lo comentó, le dije de hacerle los créditos. Hacía tiempo que quería hacer algo proyectando vídeo sobre cuerpos desnudos y me pareció una buena oportunidad.

Hice algunas pruebas con líquidos, líneas abstractas, colores y tipografías. Estas primeras propuestas eran un juego de líneas verticales, diagonales y horizontales que se entrecruzaban descubriendo los nombres del equipo. En general trabajo con mucho color, y las propuestas iniciales iban por ahí, pero el tono general del video iba en la dirección contraria –poca luz, casi monocromo–. Así que decidimos cambiar y hacer todo en blanco y negro. Al final pensé en dos líneas que se entrecruzaban creando una equis, lo que me servía de excusa para justificar la propuesta. ‘X’ es el símbolo universal para el sexo explícito y los cortos se enmarcan dentro de una serie titulada X Confessions, así que todo encajaba y se cargaba de sentido.

Me apetecía que todo fuera suave: planos estáticos de partes del cuerpo y tipografías que se descubrían con juegos de líneas que se entrecruzaban formando equis. Quería que las formas sensuales de los cuerpos solo se intuyeran, que fuera un contraluz o una luz muy tenue y que fueran las lineas formando X’s las que acabaran de dar la información de las formas del cuerpo a nuestros ojos. Que fuera sensual y suave, que fuera más erótico, para contrarrestar un poco lo explícito del resto del vídeo. Me gustaba la idea de que, durante los primeros segundos, no se acabaran de entender algunas formas, que pudieran parecer formas abstractas o un paisaje más que un cuerpo.

Está claro que a nivel creativo no es radicalmente nuevo, hay montones de fotografías de desnudos con líneas proyectadas en internet, y la referencia a Saul Bass y su uso de la proyección de tipografías sobre cuerpos es evidente, pero creo que fue un buen ejercicio visual. Me hubiera gustado haberle podido dedicar más tiempo; por motivos de rodaje tuve media hora para hacerlos todos y, aunque estaban planteados todos los planos, fue un poco más improvisado de lo que me hubiera gustado y me faltó poder jugar con los movimientos de manos y cuerpos de los actores mientras se mostraban o escondían los créditos.