PAPA TOPO
LÁGRIMAS DE COCODRILO




POR DAVID DOMINGO

INTRO

Desde que colaboré con Toni Poni en el vídeo de Geometría polisentimental de Fangoria, prácticamente he trabajado con él en todos los proyectos en los que me he embarcado. A veces alguien me pregunta que hace exactamente Toni Poni. Pues en todos estos proyectos ha hecho de todo un poco: composición 3D, arte, vestuario, tareas de producción y muchas otras cosas. En una inauguración de Terranova en O, Txuso me habló de un amigo suyo que buscaba a alguien a quien hacerle unas preguntas sobre el Cinema 4D para algo que quería hacer. Así que al rato se paso Toni Poni y estuvimos hablando sobre los misterios del cinema 4D. Como es habitual, yo no tenía ni idea de como se hacía nada de lo que quería hacer Toni Poni. Poco más tarde, para el videoclip de Geometría polisentimental necesitaba a alguien que me ayudase a recortar y hacer algo de 3D y Emi me sugirió a Toni Poni. Me puse en contacto con él, le dije que lo que quería hacer y me dijo que lo veía fácil. Entendí que sería perfecto trabajar con él porque no tenemos mucha idea, pero a él no le falta morro para toquetearlo todo y encontrarlo todo sencillo. Y así hasta este vídeo de Lágrimas de cocodrilo. Le dije que hiciese una momia con papel higiénico y la hizo. Bueno, cuando haga el remake de La momia espero que Toni haga una momia perfecta, pero mientras tanto esta está de lujo.

Este es un detalle del informe de vestuario que hizo Toni del grupo. El informe suele ir más allá. Es como mandar un detective a espiarlos. Suele haber un perfil psicológico, y vemos a ver si hay algún miembro conflictivo en el grupo que nos vaya a dar problemas.

INSIGHT
PAPA TOPO
LÁGRIMAS DE COCODRILO
POR TONI PONI

Conjurar a Osiris, sabido es, no es tarea sencilla. Cuando Papa Topo nos pidieron abordar esta aventura egiptosófica nos pareció que iba a ser un paseo en barca por el Nilo. Pero no todos los dioses soplaron a nuestro favor. No disponíamos de los recursos para recrear digitalmente a Elizabeth Taylor. Fiona, jefa de producción, no nos dejaba construir una pirámide con mil esclavos por lo apretado del presupuesto. Esto hubiese sido lo óptimo. Aún así, estaba claro que hacía falta un elemento verdadera e inconfundiblemente egipcio.

Un sarcófago faraónico le iba a dar ese toque chic a lo dinastía ptolemaica que tanto gusta a la gente. El camino hasta el sarcófago estuvo plagado de trampas y peligros como el interior de una pirámide, pero al final no conseguimos robar el de la cámara funeraria. Ni importó mucho porque Elo Salichs construyó uno de cartón y David Méndez Alonso lo decoró tal como hacían los pintores de la corte del Faraón.

El sarcófago era una buena idea, pero no podíamos grabar tres minutos de Adrià bailando con un sarcófago. La posibilidad suena tentadora y experimental, pero poco viable. Adaptar la historia de la canción al mundo contemporáneo fue un gran reto a nivel de storytelling. Pusimos a Jane haciéndose un selfie. Entre el más puro cinéma vérité y la más rabiosa actualidad, arreglado.

Para la casa-templo del profesor, David pensó que lo mejor era o un palacete o un piso vacío. Así que directamente nos pusimos a buscar un piso vacío. Encontrar un piso tan trash y apto en dos minutos para situar el templo de Osiris parecía imposible, pero de alguna manera Fiona fue como “¿un piso vacío? Si claro, seguidme”.

El edificio vestido de reformas requería tomar algunas fotos para evaluar las posibilidades. “¿Cuan egiptosofable parece este comedor?”. La vanidad de David quedó manifiesta en su voluntad de salir en cada foto días más tarde cuando montamos el escenario. El dueño de aquellos pisos que estaba dando vueltas por allí vio el sarcófago y las pinturas en la pared que había hecho David Méndez Alonso. Este señor le preguntó a David: “¿Le puedo hacer una foto?”. David le dijo que sí y se puso al lado del sarcófago posando. Claro, el señor le dijo “Ah, que tú también quieres salir”. Algo bochornoso pero nada grave. El edificio funcionaba y David tenía nuevas fotos para enmarcar.

El día del rodaje empezó como era previsible. Pese a mis infinitos avisos y peticiones de puntualidad los 15-20m de rigor de Sonia fueron insalvables. No la culpo, todos tenemos limitaciones.

Mar Ordoñez era nuestra flamante directora de fotografía. Llegó con un foco gigante en un flamante taxi. Todo era flamante aquel día. No había ascensor, cabe comentar. Se trajo cantidad de juguetes de fantasía: prismas y cristales. Con ellos, añadió mágicos reflejos de colores a la imagen de maneras muy diversas.

La pajarita. Ay, ¡falta una pajarita para que vayan uniformados los del grupo! Pero los bazares a esta hora, por no abrir, ni han abierto. El drama de la pajarita, no me acuerdo muy bien cómo, pero lo salvó Marc, que vino a echarnos una mano como auxiliar de foto (o algo así, que si poner una tela, que si mover esto o que si cambiar lo otro).

La momia, sin haber hecho ninguna prueba previa supuso un reto de papel de WC. Aunque en el vídeo no se acabe de apreciar el papel es rosa. Subyugados al extravagante capricho de David, Marc y yo creímos misión imposible encontrar papel de WC rosa en 2016. Pero no: en el primer sitio que miramos, pues ahí. Si queréis de esto, Carrefour Market.

La actividad en el centro cívico se desarrolló sin muchos incidentes. Remarcar, quizás, las notas que le pasó Sonia a Adrià que David quería censurar por si lo veían los niños. Algún día los niños tenían que saberlo.

Finalmente la amarga espera de quien espera una película a revelarse y un montaje ligero por el hecho de que solo podíamos rodar casi una toma de cada plano. El hambre agudiza el ingenio.

Si nos embarcamos en estos pequeños proyectos de forma tan ciega e impulsiva es porque podemos filmarlos en 16mm y probar cosas a nuestro antojo. Mar Ordoñez, la directora de fotografía, bañó todo de luces de colores y trajo cristales y lentes con las que pudimos jugar un buen rato.

En la primera foto podemos ver a David Méndez Alonso pintando el templo de la era ptolemaica y en la segunda el templo ya completo con nuestro querido sarcófago en el que cabían hasta tres personas.

Siempre atentos al detalle, realizamos una profunda labor de investigación para elaborar estas piezas de atrezo. La idea era mezclar la temática egipcia que todo estudiante de egiptología podría llevar en sus carpetas con los gustos más mundanos de Papa Topo. Así aparecen Chenoa, Lola Flores y Amaia Montero con el siempre atractivo Yul Brynner de Los diez mandamientos.