Carlota Guerrero

retrata a

Cameron Russell y su familia
para Vogue España