Open menu Open menu hover pink Close menu Close menu hover pink
O Magazine
2015-2017

GIF de
la semana

Todos

a

una.

No falla. Cuando la sociedad en su conjunto comete alguna tropelía (ya sea votar a la derecha, decidir que la Unión Europea ya no les place, entregarse a la caza de Pokémons o abandonarse al consumo de algún producto televisivo tóxico), siempre habrá alguien que desde una posición, si no falta de razón, sí un tanto subida, eche mano del GIF que hoy comentamos para pronunciar el sentir que le producen sus errados congéneres, comúnmente identificados como ‘la masa’.

El ser humano como lemming, saltando sin alegría pero con decisión al abismo, en una manifestación de pensamiento único y fatal. Qué imagen más elocuente, inquietante y versátil, ¿no?

Ocurre, sin embargo, que si intentamos abrir el marco de la capsula y rastrear el origen del GIF, descubrimos que este no pertenece al imaginario de un videoartista militante, ni tampoco a alguna lumbrera del cine fantástico con afición al comentario social. Su raíz audiovisual es, en realidad, publicitaria, y se encuentra localizada en un spot de Wendy’s Burger realizado aproximadamente una década atrás. Quien fuera que crease el GIF, simplemente aisló los primeros segundos del anuncio, aumentando la velocidad de los pobres abismados (algo que, como Homer Simpson enseñó a Mel Gibson, siempre magnifica el efecto cómico). De ese modo, nos quedamos sin saber que de entre la masa-lemming emergía un individuo ataviado con peluca pelirroja y trenzada que, justo antes de unirse al vacío, se preguntaba por qué diablos no podía satisfacer su deseo de zamparse una hamburguesa mastodóntica y de múltiples pisos. El héroe acababa convenciendo y reclutando a un pequeño grupo de entusiastas que lo acompañaban en su carrera en dirección contraria, presumiblemente al Wendy’s más cercano.

¡Qué decepción y qué paradoja! El propósito final de estas imágenes no era satirizar la falta de criterio, sino simplemente empujarnos hacia un agujero distinto. Por eso, la moraleja de Wendy’s Hole nos recuerda una de las grandes verdades del mundo del GIF: el fragmento siempre será más sabio y más puro que el conjunto al que pertenece.

Por Gerard Casau