Open menu Open menu hover pink Close menu Close menu hover pink
O Magazine
2015-2017
Cuando empezamos la editorial, arrancamos una suerte de sección que, vete tú a saber porqué, se quedó solo en un episodio piloto. Fue este encargo-juego que le propusimos a Jordi Labanda: nosotros seleccionamos un fragmento de un libro (en este caso de Proust, ni más ni menos) y tú lo ilustras. Así de fácil… o no. Porque esta sección se convirtió por alguna extraña razón en una alfa y omega involuntario. 
Como creemos que hay que estar más orgullosos de nuestras rectificaciones que de nuestras firmezas, nos hemos propuesto resucitar este juego de espejos entre textos e imagen, estos encuentros provocados entre literatura e ilustración (o fotografía, vídeo… loque nuestro invitado quiera). Hemos arrancado una página de El largo adiós de Raymond Chandler para mandársela a Josep Prat, a ver qué nos devolvía. Así que podemos considerar esto como el nuevo principio de una sección que podría haber quedado en excepción, pero ha vuelto como norma. Y, en este caso, teñida de rubio. ¿O es natural?

Páginas arrancadas

El largo adiós

Hay rubias y rubias, y hoy en día es casi una palabra que se toma en broma. Todas las rubias tienen su no sé qué, excepto tal vez las metálicas, que son tan rubias como un zulú por debajo del color claro, y en cuanto al carácter, tan suave y blando como el empedrado de la vereda. Está la rubia pequeña y agradable, que gorjea como los pájaros, y la rubia alta y estatuaria, que lo envuelve a uno en una mirada azul de hielo. Está la rubia que lo mira de arriba abajo y tiene un perfume encantador y resplandece tenuemente y se cuelga de su brazo y está siempre muy, muy cansada cuando usted la acompaña a su casa. Ella hace ese gesto de impotencia y tiene ese maldito dolor de cabeza y a usted le gustaría aporrearla, aunque esté contento de haber descubierto lo del dolor de cabeza antes de haber invertido en ella demasiado tiempo y dinero y esperanzas. Porque el dolor de cabeza siempre estará ahí, un arma que nunca deja de usarse, tan mortífera como la espada del asesino o el frasco de veneno de Lucrecia. 

Está la rubia dulce y dispuesta y aficionada a la bebida, a quien no le importa lo que lleva puesto –siempre que sea visón o adónde va –siempre que sea el Starlight Roof y haya mucho champaña seco–. Está la rubia pequeña y altiva que es una verdadera compañera y quiere pagar ella su cuenta y está llena de luz de sol y de sentido común, y sabe judo y puede lanzar al aire, por arriba del hombro, al conductor de un camión, sin perderse más de una frase del editorial del Saturday Review. Está la rubia pálida, con anemia de tipo incurable, pero no fatal. Es muy lánguida y muy sombría y habla suavemente como salida de no sé dónde, y usted no le puede poner un dedo encima, en primer lugar porque no tiene ganas, y en segundo lugar porque ella está leyendo La tierra perdida o Dante en el original o Kafka o Kierkegaard, o porque estudia dialecto provenzal. Adora la música y cuando la Filarmónica de Nueva York está tocando Hindemith, ella puede decirle a usted cuál de los seis contrabajos entró un cuarto de tiempo más tarde. He oído decir que Toscanini también es capaz de ello. Eso quiere decir que son dos. 

Y, por último, está la muñeca maravillosa y encantadora que sobrevive a tres reyes del hampa y después se casa con un par de millonarios a un millón por cabeza y termina con una villa de color de rosa pálido en el cabo de Antibes, un coche Alfa Romeo completo con chofer y acompañante y una caballeriza de aristócratas enmohecidos a los que tratará con la atención distraída y afectuosa de un anciano duque que dice buenas noches a su criado. 

RAYMOND CHANDLER, El largo adiós

Raymond Chandler  ×  Josep Prat