Open menu Open menu hover pink Close menu Close menu hover pink
O Magazine
2015-2017

CARAMBOLA ANTISISTEMA

POR

JOAN PONS

Ese balonazo no duele. Y menos si llevas casco. Es absurdo equiparar esta grácil carambola de una pelota de playa con la agresividad del disparo de una bola de goma que sale de un cañón. Ahí se explica la desigualdad de la contienda, el agravio comparativo entre un bando y el otro. En unos hay orden, entrenamiento, formación y armas que, cuando se usan, pueden hacer daño (y por eso, es su obligación pensárselo dos veces antes de utilizarlas); y en los otros hay… lo que hay. A veces podrá ser un adoquín, un coctel flameante servido en botella o cualquier otra receta sacada del libro de cocina del anarquista. En ese caso, los Davids autodidactamente o improvisadamente organizados sí contrarrestarán el peligro potencial del Goliat antidisturbios. Pero en otras ocasiones su arsenal será deliberadamente inofensivo en lo literal, pero quizá altamente dañino en lo metafórico.

Porque, al final, este balonazo blando sí duele. Pero es otro tipo de herida. Un dolor simbólico e interno que, en su efecto retardado, puede llegar a ser mucho más áspero e incómodo. Esta pelota lanzada sin más voluntad que la de la provocación chistosa convierte en su caprichoso recorrido a los agentes policiales en meros resortes ornamentales de un pinball. Los cosifica. Los deshumaniza. Ellos son masa y el lanzador, individuo. Sistema vs. personas. Por eso, esta gracieta antisistema acaba elevándose hasta la significación lírica. No solo revela las diferencias abismales entre la profesionalidad y los equipamientos de los contrincantes; también revela la distancia que hay entre la obediencia gris y borreguil de unos y el librepensamiento y creatividad de otros.

Aunque contemplar este tipo de situaciones en blanco y negro generalizador siempre es muy maniqueo y poco realista, este GIF encapsula un bromazo humillante cuyo rebote de chiripa se carga de iconicidad satírica. ¿Sobreanálisis voluntarioso? Quizá. Pero los grandes gestos político-poéticos, en cualquier caso, siempre los acaba produciendo el mismo bando.