La voluptuosidad

por Joan Pons

Desembocan en este GIF muchas ideas que me suelen rondar por la cabeza y nunca sé muy bien hacia donde orientarlas. O, si reformulo la frase, este GIF me activa una serie de respuestas que quizá no sé pondrían en marcha si el estímulo estuviera formateado de otra manera. Y todo esto, aclaro, con un GIF que tampoco es que me entusiasme; podría ser una campaña estilosa (y fallida por demasiado seductora) contra el tabaco: “Fumar crucifica” o algo así. Pero no puedo negar que consigue dispararme hacía otros márgenes, claro. Como por ejemplo esta tacada de GIFS de, ejem, vintage smoking:

Por mí, podrían extender la prohibición de fumar a todo el sistema solar, pero haría una excepción con el cine. En las películas que fume quien quiera y que se fume siempre. Todos y cada uno de los personajes, a ser posible. Ya sé que esto contribuye a la glamourización del vicio, que fumar se convierte en un habito aspiracional para las plateas teen y que tiene un mucho de nostalgia cinéfila, vale. Pero, ¿qué hubiera sido de los grandes iconos del Hollywood clásico sin pitillos? Echo de menos el primer plano de una estrella a la que se le emborrona translúcidamente el rostro con el humo de una calada: esa imagen posee una belleza ligeramente auto-destructiva que es imbatible. También algunos films más recientes y off-Hollywood, las pelis de Wong Kar Wai por ejemplo, no serían ni la mitad de hermosos sin las volutas de humo que nacen del extremo de un cigarrillo para esparcirse dibujando imprevisibles formas en el aire. El humo (fino, blanco, localizado y a veces direccionado…) tiene una cinegenia* increíble.

Otra de las carreteras secundarias a las que me desvía el GIF de esta semana es una que, de alguna manera, enlaza con las siluetas con aura de las que hace tiempo hablo aquí mismo Gerard Casau: el humo, los vapores, el gas, el polvillo y demás emanaciones etéreas como un elemento clave (aunque no indispensable) de la fotografía a contraluz. El blanco y negro de William Rittase, el fotógrafo especialista en escenarios industriales del que robó una imagen para crear este GIF la usuaria de Photobucket MariaContria_2006, no respiraría igual sin esta neblina tóxica.

* Cinegenia: palabro inventado y derivado de fotogenia que se podría definir como la cualidad de una persona, acción o cosa que sale favorecido o causa un efecto agradable al ser reproducido en movimiento dentro de los márgenes de una pantalla.

Aunque, si el humo que favorece este resplandor a contraluz proviene de la misma silueta humana que se recorta en él, tanto mejor, por supuesto. Sirva esta imagen de Orson Welles y ese pequeña chimenea cubana que cuelga de su labio durante el rodaje de Campanadas a medianoche para defender, de nuevo, el tabaco como potenciador de mitologías:

La voluptuosidad – O Productora Audiovisual

¿Cómo hemos llegado hasta aquí, a ver? ¿Cómo hemos podido arrancar en las curvas de una mujer desnuda anónima con los brazos en cruz para acabar en el perfil redondo de un señor ilustre con barba? Creo que, voluntariamente, me he salido del camino para no ir directamente al destino al que me llevaba el GIF: es una composición fotográfica que hace explícita la sensualidad que inconscientemente asociamos al humo de un cigarrillo (la línea curva siempre es más erótica que la recta, ya sabéis). En este sentido, la imagen de Rittase es acaso una representación un poco burda de lo subliminal. Son casi preferibles los estudios semi-freudianos de las tórridas imágenes escondidas en cubitos de hielo de la publicidad de bebidas alcohólicas. Aunque puedan ser ciertos, estos análisis tienen un punto paranoico entrañable quizá porque la imagen sexual supuestamente escondida nunca está del todo clara. Y es que las dudas sobre si el erotismo está en el ojo del que mira siempre serán mucho más estimulantes que las certezas en el objeto observado.