Hice Eclipse como proyecto final de mis estudios en la ESCAC.
Aunque modifiqué mucho la historia para que fuera un poco más interesante, está basado en una anécdota de mi infancia: con unos 9 años estaba de campamento de verano y nos estábamos preparando para ver un eclipse solar. Me contaron más o menos en qué consistía y, aunque no entendía nada, me parecía una muy mala idea tener que vivir un momento como ése. No entendía porqué a la gente le hacía feliz que el Sol desapareciera.
Así que a contracorriente de todos mis compañeros empecé a vivir una especie de viaje alucinógeno, que todavía ninguna droga me ha vuelto a ofrecer, en el que todo lo que pasaba era una señal de mal presagio.
Con el tiempo, todavía me sorprende mucho como los miedos afectan tanto a la imaginación. Y de eso más o menos trata Eclipse.