Jordi Duró

Bleu

de

travail

La terminología militar utiliza el término ‘colores’ para indicar los estandartes y los elementos distintivos en el vestir que indican pertenencia a un regimiento. Desde hace unos años, esta interpretación también ha pasado a formar parte de la cultura urbana y sirve para denominar los elementos que denotan la pertenencia a una banda o a una pandilla. Los ‘colores’ van desde sistemas de símbolos sofisticados y jerárquicos como los de los Ángeles del Infierno, veteranos de guerra en su origen, hasta tatuajes crípticos, incomprensibles para el resto de la sociedad. Los más básicos consisten en una sola pieza o complemento de vestimenta de un color concreto, como en el rojo de los Bloods o el azul de los Crips. A medida que las leyes en los USA han ido consiguiendo encausar a una pandilla como ‘grupo criminal organizado’, sus ‘colores’ pueden llegar a ser prueba incriminatoria en un juicio a sus miembros. Y así, los ‘colores’ van desapareciendo poco a poco de las calles.

Pero el uso del color en la vestimenta para transmitir información es tan antiguo como los propios tintes. Después de los excesos y de la ostentación de la jerarquía eclesiástica católica, la reforma protestante hizo la consiguiente oposición y los religiosos empezaron a adoptar el negro en la vestimenta. El color negro en ese momento compartía su significado de modestia con el Islam. También debido a ese significado, el negro pasa a ser adoptado por magistrados y funcionarios hasta llegar a ser, desde el siglo XIX, el color de los trajes de los hombres poderosos. A partir de ahí, la falsa modestia no pasa desapercibida en la sociedad y empieza a cambiar la percepción del color. El negro pasa de significar, entre otras cosas, duelo, tristeza, miedo o maldad a representar, hoy en día, lo chic y la elegancia, incluso el lujo. Pierde su significado de austeridad y humildad y adopta el opuesto. Los temidos ‘blousons noirs’ hoy no serian vistos como un grupo amenazador y trágico sino como un grupo de jóvenes glamurosos.

De la negación a la inclusión: el arcoíris aparece como símbolo inclusivo en 1913 para representar la paz mundial y sigue siendo utilizado así en Italia, con la palabra ‘Pace’ escrita encima. Aunque conceptual y formalmente muy parecida, no es exactamente igual a la bandera del orgullo gay, diseñada en 1978 por Gilbert Baker y que ya forma parte de la colección de diseño del MOMA.

La maquinaria industrial sigue estableciendo de manera inexorable nuevos significados para los colores. Como lo fue el determinar, en un proceso gradual de casi dos décadas (de los treinta a los cuarenta) , que el color rosa era para niñas y el azul para niños. Los documentos que muestran cómo esos mismos colores pertenecían anteriormente a los géneros opuestos (niños de rosa) nos resultan cómico vistos hoy. Pero no dejamos de ser partícipes de otra convención igualmente absurda. Para el fabricante es mas rentable poder ofrecer dos modelos en lugar de uno: puede vender dos veces el mismo producto a una familia que tenga la parejita.

Bleu de travail – O Productora Audiovisual

El color no solo define el género, también define la clase social. El ‘bleu de travail’ francés designa la ropa obrera desde antes de que se utilizara por primera vez en 1924 el termino ‘blue collar’. El concepto enseguida se contrapone a ‘white collar’, para referirse a los empleos de oficina. El color blanco, aparte de representar limpieza y, por consiguiente, un trabajo de más rango, en occidente tiene el significado antiquísimo –y aún vigente– de pureza. Los romanos disponían de dos categorías de blanco para sus togas: el ‘albus’ o blanco crudo, y el ‘candidus’, mucho más brillante. Los que querían entrar en el gobierno llevaban dicha ‘toga cándida’. De ahí el término ‘candidato’.

El color también puede ser utilizado para señalar y aislar, como en el caso de los monos naranjas de los presidiarios. Esta convención reciente ha sido popularizada por el cine y por la televisión, al ser frecuente su uso durante los desplazamientos de los detenidos en los USA. En realidad existe una gran diversidad de uniformes penales y en algunos estados el color naranja está incluso prohibido, al ser el utilizado por los propios equipos de emergencia correccional. Significados muy alejados de nuestros queridos repartidores de butano.

“Mere color, unspoiled by meaning, and unallied with definite form, can speak to the soul in a thousand different ways”

Aun así, es la ausencia de color la que se lleva la peor parte y queda estigmatizada como signo de falta de carácter. En inglés se considera algo ‘off color’ como vulgar u obsceno. El origen de la expresión parece venir de la industria del diamante: no tener un color definido le resta valor a la gema. Wilde ya se lamentaba: “El color por sí mismo, sin contaminar por un significado o por una forma definida, puede hablar al alma de mil maneras”.