Betty Fords es un lugar especial para mi. He pasado mucho tiempo tomando copas en este bar, sobretodo a costa de su dueño, Dave, un Australiano afincado en Barcelona con el que me une una buena amistad.
Es un sitio especial en el sentido que se junta o se juntaba mucha gente de fuera con algunos locales, lo que ahora se llama ‘expats and locals’.  En general, había una mezcolanza en el ambiente: gente de visita, guiris perdidos, creativos locales, gente de la moda y demás mala gente a la que no le gusta demasiado madrugar.
Es un sitio dónde se sirven bebidas y también unas hamburguesas bastante buenas de las que hordas de resacosos se han alimentado durante muchísimas noches. Es el típico sitio que per se no parece tener mucho rollo, pero dónde la gente que lo frecuenta le da ese ambiente único y familiar.
Para Betty Fords he realizado distintos tipos de gráfica, papelería, anuncios, pósters y actuaciones gráficas en sus ventanales. Del diseño y resultado de la carta de cocktails (¡y hamburguesas!) estoy especialmente contento. Fue un trabajo en el que pretendía empezar a darle cierta personalidad al bar, que reflejara un poco la manera de ser de su dueño, su filosofía con las bebidas y con la vida.
Dave me da mucha libertad para trabajar. A mí me parecía que había que crear una imagen de marca Betty Fords, que viendo la carta vieras que era especial, no una simple carta con un listado. Esto lo intenté mediante el diseño y los materiales usados, por ejemplo, con el acabado en resina que le daba un tacto especial.
En este caso, también intentaba ayudar al que no ha probado muchos cocktails a decidirse por uno u otro. Cuando empiezas a beber cocktails, la cantidad de información y conceptos, marcas y nombres puede marear un poco. ¿Qué me gusta? ¿Qué beber? ¿Gin, Whiskey, Vodka, Sour, Mule, Fizz, Old Fashion, Bourbon Swizzle?  Asimismo, había que conseguir también que el bebedor con experiencia viera reflejada en la gráfica el tipo de cocktail que ya conoce.
En cuanto al diseño, traté de meter la manera de expresarse de Dave en la propia carta. Las descripciones de los cocktails mezclan sin tapujos español e inglés, usando las palabras de la misma manera que lo hace su dueño al hablar, con un español construido a la inglesa. Me parecía gracioso hacerlo aunque implicara ¡destrozar la lengua española con ello! Para que os hagáis una idea, uno de los cocktails invención de la casa se llama Trotsky.

Betty Ford

Betty Ford – Menú – O Productora Audiovisual
Betty Ford – Menú – O Productora Audiovisual

Cada cocktail se tomó como una entidad independiente, una obra en sí, con su propia personalidad. Para expresar esta individualidad, se escogió una tipografía acorde: una tipografía diferente, que encajara con el espíritu de la copa, más antigua, moderna o clásica, según el cocktail. Buscaba que, con sólo mirar, se pudiera ver reflejado el espíritu de la copa.
Lo mismo se hizo con la sección para las hamburguesas: una ilustración con una tipografía para cada una.
Aún así, todos estos elementos debían hablar entre ellos; que al mirar la carta se viera una unidad clara; que hubiera un diálogo entre los elementos, aunque luego cada cocktail tuviera su propio estilo y personalidad expresado mediante una composición y una tipografía que hablaran por si solas. Buscaba darle un estilo que emitiera un aire de sitio clásico, pero con rollo.
A nivel estructura, la idea era que cada cocktail fuera descrito por una composición con una tipografía distinta para cada copa, una descripción con los ingredientes y una ilustración del tipo de vaso exacto que se usa para ese cocktail con el color aproximado de la bebida.

Betty Ford – Menú – O Productora Audiovisual
Betty Ford – Menú – O Productora Audiovisual
Betty Ford – Menú – O Productora Audiovisual
Betty Ford – Menú – O Productora Audiovisual
Betty Ford – Menú – O Productora Audiovisual

Quería darle un toque de humor, así que en la ilustración de la portada añadí una frase supuestamente de W.C. Fields que venía a cachondearse de las creencias de todo el mundo. Más o menos la traducción sería: “Todo el mundo cree en algo. Yo creo que me tomaré otra copa”. Me parecía lo más adecuado para un bar como el Betty Fords. ¡Aquí se viene a beber!
Para darle ese toque anticuado a una carta hecha hoy, desplacé los registros de color de las ilustraciones, para que diera esa sensación de imprenta antigua. Para acabar, usé una capa en resina UVI para dar los últimos detalles: el cristal, los brillos, el fuego y demás se pintaron con esta resina. Ahora miraría de hacerlo distinto, dando más énfasis a las semejanzas y diferencias de los ingredientes que componen cada cocktail; buscando dar más información a nivel gráfico de por dónde van los sabores, ácido, dulce, amargo, fuerte, suave, cítrico; una gráfica de alquimia, de tabla de los elementos químicos. Pero eso será en la próxima carta, cuando cambien el menú. No desesperéis, falta poco. ¡Pasaos por el Betty pronto!