Lucky

Lucky people? – O Productora Audiovisual


?



por Joan Pons

Uy, ¿qué ha pasado aquí? A ver, otra vez. Aiiiiishh… Pero ¿cómo es posible? ¿No es un fake? ¿No? ¿En serio? Déjame ver otra vez. Ufff. No puede ser. Mira, mira. Madre mía. Bah, ya no quiero verlo más. Quita, que estoy hiperventilando. Ya, si a ellos no les pasa nada. Si como fan de J.G. Ballard hasta tendría que complacerme una resolución diferente. Si hasta reconozco que es un GIF con final feliz, vale. Pero qué final feliz más triste. Te deja helado. ¡Es que les roza, literalmente, la tragedia! Es un drama que no llega a ser. Pero no deja de ser un GIF terrible. De acuerdo: hay una parte de coreografía del caos, de timing perfecto. Como esos youtubazos sobre escenas de tráfico totalmente entrópicas y a la vez armónicas en las que late un accidente en cada frame, pero el desastre nunca acaba ocurriendo. A veces, el feng shui del azar es así de magnánimo, sí. Pero la disposición y movimientos de piezas que la suerte pone en escena en este GIF no es tan generosa como parece. Esto es una near-life experience de la que los tres protagonistas principales (los peatones; otra historia es la de los conductores del coche y la furgoneta) no son conscientes prácticamente hasta el mismo nanosegundo en el que la están viviendo. Por eso es tan brutal: porque nosotros, como espectadores del GIF, anticipamos la debacle un poco antes que ellos (que las dos chicas, seguro). Además, seguramente es en el post de estas imágenes donde está el verdadero dolor. Ese instante inmediatamente ulterior a lo sucedido en el que las casi-víctimas del accidente se dan cuenta de que, sin comerlo ni beberlo, se han convertido repentinamente en supervivientes. Acaba esta escena y empieza el estrés post-traumático, vaya. Bueno, si es un GIF, entonces, por supuesto, la escena no acaba: se reproduce repetidamente, como si no fuera posible parar de pensar en ese día, tan aparentemente plácido, y en ese instante en el que el destino quiso que te dieras cuenta, de sopetón, de la suerte que tienes de estar vivo. Porque, a veces, la diferencia entre seguir existiendo o no es cuestión de milímetros. Que se lo cuenten a todas las personas que aparecen en la recopilación de ¿lucky people? de la que sale este GIF.